Escalera

Escalera - 2006 - Tempera sobre papel, carboncillo, pastel seco, 210 x 150cm, escalera de madera, 260 x 30 cm.
Escalera - 2006 - Tempera sobre papel, carboncillo, pastel seco, 210 x 150cm, escalera de madera, 260 x 30 cm.

La organización pictórica de esta superficie me reanuda con la idea del tríptico. Una escalera de madera apoyada bien en el medio y en el suelo. Representando la materalización de los horizontes que se van superponiendo según el recorrido dentro de los paisajes soñados; invertido de un simbólismo, es una clase de transposición de una perspectiva asentada al plano a contra tiempo, que se ha convertido en concreto. La ausencia de personaje en el centro simboliza su elevación o su descenso, su desaparición. Sobre el tercio izquierdo aparece una caligrafía muy alargada de un cuerpo; en donde las articulaciones de sus huesos, que representan lo vacío en el esqueleto, están estratificadas entre ellas por las lineas de los horizontes recorridos. El alargamiento del cuerpo y del espíritu está representado así por el intermediario de los caminos en marcha, dentro del espacio a la vez interior y exterior a la representación delcuerpo. Sobre el tercio derecho, hay una figura en papel blanco arrugado con pliegues, quizá puesta por el pegador de cartetesque habría utilizado la escalera. Esta representación, por su forma y su ruido, por el arrugamiento del papel de seda en las cajas de zapatos hace pensar tambíen en un papel plegado para hacer una mecha con un gesto global; en donde el borde y la figura son una sola y misma entidad. La materia pictural mezclada con arena para sugerir la sensación de una de pared.Teñida de azul celeste, me recuerda mi infancia de pequeñomuchacho en relación con su maestra de escuela ( lat. schcola; escalera) en Argentina.

“Miradas tan particulares de la niñez, ricos por no saber todavía, ricos de extensión, de desierto, grandes de nescencia, como un río que fluye (el adulto vendió la extension por el descubrimiento), miradas que todavía no están atadas, densas de todo cuanto les escapa, nutridas de lo indescifrado aún.”
Henri Michaux, Passages.